Oncología Geriátrica

En los países desarrollados, la edad es el factor de riesgo más importante para desarrollar un cáncer.

En Estados Unidos, más del 60% de los canceres son diagnosticados en personas mayores de 65 años. Las necesidades de estos pacientes son diferentes a aquellas de pacientes más jóvenes o niños, y en consecuencia su tratamiento se aborda de manera diferente. No obstante, la edad en los pacientes ancianos no es más que un número. Cada paciente posee condiciones médicas o de salud únicas, una autonomía propia y una visión diferente del tratamiento. Por esta razón, la edad no puede ser el único factor a tener en cuenta a la hora de determinar el tratamiento más prometedor para combatir el cáncer en este tipo de pacientes.

L’objectif du programme est de combiner plusieurs approches en parallèle pour améliorer le pronostic vital des patients âgés.

SIRIC BRIO ha definido numerosos ejes en torno a estos desafíos con el objetivo de mejorar el diagnóstico y tratamiento del paciente en edad avanzada:

  • La optimización del proceso de selección de pacientes basada en una evaluación geriátrica;
  • La optimización de la estrategia de tratamiento a través de terapias innovadoras loco-regionales; la introducción de normas de tratamiento adaptadas a las necesidades de los pacientes, basadas en la experiencia geriátrica y que permitan mejorar la intervención médica;
  • La identificación de posibles soluciones de tratamiento basadas en la comprensión biológica de la enfermedad y en las especificidades (células madre tumorales y respuesta inmunitaria global) de los tumores presentes en las personas ancianas,  o incluso la introducción rápida de terapias dirigidas a pacientes demasiado frágiles para ser tratados con quimioterapia clásica; y
  • La identificación y la intervención para vencer los obstáculos sociales y psicológicos que impiden el tratamiento óptimo de los pacientes.

 Combinando múltiples estrategias, este programa buscará mejorar el diagnóstico y el tratamiento del paciente en edad avanzada a través de la individualización del tratamiento y del diagnóstico de acuerdo con las características iniciales y con la evolución. Utilizando diferentes tipos de cáncer y sus respectivas especificidades como modelos se exploraran problemas específicos, y los resultados se extrapolarán a continuación a otros tipos de cáncer.